Volvo presenta el prototipo de un vehículo autónomo para competir con un avión

0
236
Es un auto que además de conducirse solo cambia el diseño interior, con una nueva forma de vivir el viaje y de interacción entre sus ocupantes

Volvo Cars presentó un nuevo concept llamado Volvo 360c, una visión muy particular sobre el futuro de los desplazamientos autónomo, eléctrico, conectado y seguro.

El 360c se basa en un vehículo eléctrico totalmente autónomo, sin conductor humano. El concepto además no tiene volante ni motor de combustión, y ofrece la posibilidad de reinventar la colocación tradicional de los ocupantes en filas de dos o tres.

El 360c presenta cuatro usos potenciales de los vehículos de conducción autónoma —un lugar donde dormir, una oficina móvil, un salón y un espacio para el entretenimiento— que reinventan la forma de viajar. También presenta la propuesta de una estandarización global para la comunicación segura entre vehículos autónomos y otros usuarios de la vía pública.

“El negocio va a cambiar en los próximos años y Volvo debería liderar ese cambio en nuestra industria”, dice Håkan Samuelsson, presidente y consejero delegado de Volvo Cars. “La conducción autónoma nos va a permitir dar un gran paso en seguridad, pero también va a abrir interesantes modelos de negocio nuevos y va a permitir que los usuarios pasen tiempo en el vehículo haciendo lo que deseen”.

El 360c representa un competidor potencialmente rentable para los vuelos en distancias cortas, una industria que mueve miles de millones de dólares, formada por las compañías aéreas, los fabricantes de aviones y proveedores de servicios. Sobre todo las rutas más cortas, en las que la distancia entre origen y destino es de unos 300 kilómetros, son las principales candidatas a verse afectadas por un modo de viaje alternativo.

“Cuando compras el billete, un vuelo nacional parece una gran idea, pero no lo es. El 360c representa lo que podría ser un nuevo planteamiento de la industria”, dice Mårten Levenstam, vicepresidente primero de estrategia corporativa de Volvo Cars.

“La cabina para dormir te permite disfrutar del máximo confort de un viaje tranquilo por la noche y despertarte como nuevo en tu destino. Así podríamos competir con los principales constructores aeronáuticos”.

Más allá de los nuevos grupos de consumidores potenciales para las actividades de Volvo Cars, el 360c tiene consecuencias para el futuro del urbanismo, las infraestructuras y la huella medioambiental de la sociedad moderna. No solo reinventa la forma de viajar, sino que analiza la interacción con familia y amigos en los desplazamientos y cómo pueden recuperar el tiempo mientras se viaja en las ciudades del futuro.

“Los conceptos de vehículos autónomos tienen la tendencia a convertirse en un escaparate tecnológico en lugar de plantearse cómo los utilizaría la gente”, dice Robin Page, vicepresidente primero de Diseño de Volvo Cars. “Pero Volvo es una marca centrada en las personas. Pensamos en la vida cotidiana de nuestros clientes y en cómo mejorarla. El 360c es la próxima versión de este planteamiento”.

“No sabemos qué deparará el futuro de la conducción autónoma, pero va a tener un profundo impacto en cómo se desplaza la gente, en como diseñamos las ciudades y utilizamos las infraestructuras”

“Cuando los hermanos Wright surcaron los cielos en 1903, no tenían ni idea de cómo serían los viajes en avión actuales”, comenta Mårten Levenstam. “No sabemos qué deparará el futuro de la conducción autónoma, pero va a tener un profundo impacto en cómo se desplaza la gente, en como diseñamos las ciudades y utilizamos las infraestructuras. Consideramos el 360c un tema de conversación del que surgirán más ideas y respuestas a medida que aprendamos más».

Fuente: iProfesional

DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here