Un estudio demuestra la fuga de ventas en Alemania hacia marcas extranjeras

0
168

El escándalo de los gases de escape en Alemania está causando estragos en las propias marcas. Los clientes ya no son todo lo patrióticos que creíamos hasta ahora, apostando por fabricantes que no tienen a la espalda una lacra de tal tamaño. Un estudio de una consultora determina resultados verdaderamente sorprendentes.

Kia Niro PHEV, una de las alternativas consideradas por los clientes alemanes en detrimento de las de origen

Seguramente habrás leído -y escuchado- en muchas ocasiones, que italianos, franceses y alemanes son los más patrióticos a la hora de comprar un auto, decantándose mucho más por las marcas originales de su país que por otras de fuera entre la inmensa oferta.

Y es cierto o, mejor dicho, era cierto en Alemania hasta hace poco tiempo, porque la tendencia ha cambiado radicalmente. Un estudio de la consultora alemana BSI (Brand Science Institute) revela que el motivo causante de la fuga de los clientes hacia marcas extranjeras es un efecto consecuente del escándalo de los gases de escape, además de también comenzar a considerar los autos eléctricos como una verdadera alternativa.

El estudio explora qué es lo que más les preocupa a los alemanes en el tema del escándalo diésel y de emisiones de escape, explicando que “El debate sobre el escándalo del diésel puede describirse como uno de los estímulos económicos más importantes de la posguerra, un efecto indirecto que motiva a los compradores a incluir a marcas extranjeras y nuevos conceptos de movilidad mucho más en la decisión de compra”.

Nils Andrews, director ejecutivo de BSI y director del estudio, apunta que es un efecto adverso para la industria automotriz alemana y ampliando que “los clientes migran a las marcas extranjeras en términos de electromovilidad, dado que todavía faltan conceptos de mercado viables en este país”.

El verdadero problema que está ocasionando que los clientes abandonen las marcas alemanas reside en la cuestión de fondo y el verdadero origen del escándalo de los gases de escape, a día de hoy sin respuesta.

“Para los alemanes, medio ambiente y salud no son interesantes, a la vez que “escándalo diésel” y “escándalo de emisiones de escape” no son sinónimos

Sorprende que uno de los resultados del estudio apunte a que los efectos nocivos sobre el medio ambiente y la salud de las personas no sea un foco de importancia. En parte, entienden que “la discusión sobre el escándalo de los gases de escape busca un fin en sí mismo, en lugar de abordar las consecuencias reales para las personas y el medio ambiente” entendiendo también que no se consideran sinónimos “escándalo diésel” y “escándalo de emisiones de escape”.

Para otros pueden serlo pero el cliente alemán no lo trata como tal explicándolo como que el primero es la “dimensión político-legal”, mientras el segundo sí es una considerado como una preocupación para las personas: tan importante como que la población lo asocia con un 25 por ciento más de emociones negativas tratando de “buscar las causas, la culpa, la responsabilidad legal” y, en definitiva, respuestas. En resumen, el estudio concluye con las claves que interesan particularmente a los alemanes:

  • La disposición a cambiar a otras marcas de automóviles, en su mayoría extranjeras, y los nuevos conceptos de movilidad sostenible se ven fuertemente favorecidos en la discusión sobre el escándalo del diésel e incluso forzados.
  • Las consecuencias negativas para los seres humanos y el medio ambiente, que son el punto de referencia real del estudio, están sub-representadas en proporción relativa y tienen poco interés.
  • Fabricantes como Volkswagen, Mercedes y Audi aún se encuentran en un contexto significativo con el escándalo de las emisiones de escape, al mismo tiempo que también están más asociadas con la prohibición de conducir en las ciudades alemanas.
  • Como marca, BMW está considerada en menor medida en el debate que otras marcas.

Fuente: motor.es

DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here