Institec Justicialista, el auto de Perón

0
230
Gran Sport 1954, con motor Porsche 1488 cc, se fabricaron 167 unidades cerradas y 10 con techo desmontable
Frente a la negativa de los grandes de Detroit de venir a la Argentina y la capacidad ociosa de la Fábrica Militar de Aviones, se gestó este auto nacional que solo se fabricó durante tres años

Una familia recorre las sierras de Córdoba en automóvil y, de repente, encuentra en una curva un auto con una goma pinchada. Ofrecen su ayuda a un hombre que está de espaldas, en mangas de camisa. Éste se da vuelta y les dice: “No. Gracias. Acá el amigo San Martín se lleva bien con los fierros”. El que responde así es Juan Domingo Perón y el que se da maña con la mecánica no es otro que Juan Ignacio San Martín, el ingeniero que lo impulsará a fabricar el Justicialista.

El auto que surgirá de la amistad del general, por entonces presidente de la Nación, y el ingeniero y brigadier mayor, en esa época al frente del Ministerio de Aeronáutica, no tendrá vuelo ni se fabricará a gran escala, pero formará parte de una época en la que todo estaba teñido de justicialismo y en la que el eslogan de “Argentina potencia” figuraba a la orden del día.

El Justicialista aparece en un contexto histórico en el que algunos países más desarrollados de América Latina (la Argentina, Brasil y México) aceleran su proceso de sustitución de importaciones. “Surgen políticas de promoción concretas, junto con medidas arancelarias proteccionistas y fuerte impulso a la industria local. Además, aparece el concepto de Estado empresario”, explica Gustavo Feder, autor de Un siglo de autos argentinos. De los pioneros a la producción seriada, editado por Lenguaje Claro.

DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here