Google asegura que a fin de año comenzará a ofrecer su sistema de taxis autónomos

0
224

Lo hará a través de su empresa Waymo, que lleva más de un año y medio haciendo viajes experimentales.

Hace tiempo que los mismos fabricantes de autos vienen advirtiendo que la única posibilidad que tienen de sobrevivir en el escenario que plantea el futuro de la movilidad es a través de asociaciones con distintas empresas, principalmente del mundo de la tecnología y las comunicaciones.

Por eso no es extraño que ahora sea una compañía tecnológica quien avisa que para fin de año ya comenzará a ofrecer sus taxis que se manejan solos.

Waymo, la empresa que depende de Alphabet, subsidiaria de Google, está concluyendo su fase de pruebas y tiene previsto convertirse en el primer servicio de taxis autónomos del mundo, algo que aparentemente ocurriría antes de que finalice 2018.

Originalmente conocida como el Proyecto de Conducción Autónoma de Google, esta compañía trabaja desde 2009 para desarrollar lo que casi toda la industria automotriz persigue hoy: lograr que los autos se trasladen de un punto a otro sin la necesidad de intervención de un conductor humano.

Luego de casi una década de desarrollo, ha completado más de un año y medio de su programa Early Rider, en el que unos 400 participantes disfrutan de viajes gratuitos y experimentales en la ciudad de Phoenix, Arizona.

El vehículo utilizado es una Chrysler Pacifica que está equipada con el hardware y el software necesario para aplicar la conducción autónoma.

Imagen de cómo identifica el sistema a los demás integrantes del tránsito.

La elección de la ciudad de Phoenix por parte de Waymo no es casualidad. Según detalla el sitio Xataka, las rutas y caminos son amplios, el clima casi siempre se presenta soleado y los gobernantes del estado de Arizona llevan un tiempo trabajando para ofrecer un escenario óptimo a nivel legal para el desarrollo y experimentación con los autos autónomos.

Recordemos que también en Arizona, pero en la ciudad de Tempe, es en donde estaba trabajando Uber con sus vehículos de conducción autónoma cuando se produjo el accidente fatal que le costó la vida a una persona que fue atropellada por un prototipo de prueba.

Pero esto no ha detenido a Waymo que pretende lanzar su servicio comercial de transporte autónomo a finales de 2018, pero ahora sí cobrando por el mismo. Por el momento no trascendieron las tarifas que se cobrarán.

Y si bien el servicio será completamente autónomo, en un principio cada vehículo llegará con una persona adentro, aunque aclaran que será únicamente con funciones de supervisión.

Sin dar números concretos, se sabe que la inversión realizada para desarrollar esta tecnología es y ha sido grande. Es por eso que la rentabilidad será clave para la evolución del negocio.

A diferencia de lo que sucede con un auto normal, que permanece la mayor parte del tiempo estacionado, los vehículos autónomos estarán girando casi de manera permanente. Lo único que impedirá que se estén moviendo serán los momentos de revisión.

El sitio The Verge tuvo acceso al depósito en donde se realizan las tareas de mantenimiento de las unidades de Waymo. Allí se hace la puesta a punto y son revisadas por ingenieros, técnicos y mecánicos.

Según se explicó, son muy pocos los momentos en el que el vehículo tiene un descanso. Y cuando eso sucede se hace y se hará una revisión y calibración previa antes de enviarlos de nuevo a la calle.

De acuerdo con lo que expresó Ellice Pérez, supervisora de la flota en Phoenix, “es como revisar un avión antes de que despegue. Así lo hacemos con nuestros autos. Calibramos los sensores, revisamos el hardware y el software. Podríamos revisar los niveles de fluidos, la profundidad de las bandas de rodadura de los neumáticos, y otros aspectos de seguridad. Recién entonces los autos serán lanzados de nuevo a la carretera”.

Esas inspecciones de seguridad comienzan bien temprano, a las cinco de la mañana. Una vez finalizadas, se determina el destino de cada uno de los vehículos teniendo en cuenta los datos recopilados en los viajes previos, para poder distribuir la flota adaptándose y adelantándose a la demanda.

A mediodía, los autos vuelven al depósito para realizar el cambio de turno del supervisor que viaja dentro del mismo. Por el momento, esta condición de circulación seguirá siendo la utilizada, inclusive una vez lanzado el servicio de taxi.

Es que el accidente mortal que protagonizó un vehículo de Uber hizo sonar todas las alarmas de cualquier desarrollo de conducción autónoma.

John Krafcik, CEO de Waymo, cuando el año pasado presentó la Chrysler Pacifica que iban a utilizar es sus pruebas de desarrollo. / AFP PHOTO / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / BILL PUGLIANO

Sin embargo, para John Krafcik, CEO de Waymo, un accidente así nunca hubiese ocurrido con un vehículo de su flota. De todos modos, la pregunta es cómo reaccionaría el auto ante una situación que no haya experimentado durante la fase de desarrollo.

Según explicaron, si el vehículo de Waymo detecta una situación anormal que no puede resolver con la información que ya tiene incorporada, automáticamente se comunica con un equipo de respuesta que resuelve la situación por el sistema y le ordena aplicar la solución encontrada. No se lo conduce de modo remoto. En paralelo se envía un mensaje al resto de la flota para que evite circular por ese punto de conflicto.

Los autos, además, están equipados con un sistema de comunicación que con sólo presionar un botón conecta directamente con la central de la compañía ante cualquier duda o incidencia.

Cada habitáculo también tiene una cámara que permite ver el interior del vehículo durante cualquier incidente, aunque también para revisar el habitáculo en busca de posibles objetos perdidos tras un viaje, algo que ocurre habitualmente en un taxi.

Pero los planes de Waymo parecen ir más allá del transporte urbano e interurbano bajo demanda, ya que están pensando en vehículos autónomos que puedan comprarse en un concesionario por particulares, en soluciones de logística y en llevar su tecnología al transporte público. Pero eso formará parte de la evolución del sistema.

Fuente: Clarín

DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here